10 datos interesantes sobre La campana de cristal de Sylvia Plath

0

La campana de cristal es la única novela escrita por la poeta Sylvia Plath. pero se ha convertido en un clásico indiscutido de la literatura norteamericana. Estos son 10 datos que quizás no conocías de esta famosa obra.

La campana de cristal datos curiosos

La campana de cristal es la única novela escrita por la poeta Sylvia Plath, pero se ha convertido en un clásico indiscutido de la literatura norteamericana.

Publicada un mes antes de que Plath se suicidara a los 30 años, la historia sigue a una joven, Esther Greenwood, a través de una crisis mental, un intento de suicidio y una terapia de electroshock en un hospital. La novela y la serie de brillantes poemas que Plath escribió justo antes de su muerte siguen resonando hoy en día.

Te puede interesar: Rebelión en la granja: 10 datos curiosos que no sabías de esta obra de George Orwell

Si quieres saber 10 cosas muy interesantes sobre esta profunda novela, sigue leyendo este artículo:

Datos curiosos La campana de cristal

1- Sylvia Plath quería escribir un bestseller

Plath siempre calificó La campana de cristal de “potboiler”, término utilizado para referirse a algo creado pensando en los gustos populares del momento. Su intención era escribir algo parecido a la novela de 1946 Nido de víboras, de Mary Jane Ward. Al igual que La campana de cristal, el libro de Ward trata de sus experiencias en un hospital psiquiátrico. En 1959, Plath escribió en su diario: “Debo salir de Nido de víboras. Cada vez hay más mercado para los libros sobre hospitales psiquiátricos. Soy una tonta si no lo revivo, lo recreo”.

2- Experiencia editorial

La primera mitad de la novela sigue a Greenwood durante unas prácticas de verano en la revista Ladies’ Day de Nueva York. Plath fue “editora invitada” de Mademoiselle en 1953. Las experiencias de la novela se basan en hechos y personas reales. Por ejemplo, el personaje de Philomena Guinea está basado en la mecenas literaria de Plath, Olive Higgins Prouty. La escena en la que Greenwood se come ella sola un cuenco entero de caviar fue algo real que hizo Plath.

3- Intento real de suicidio

Tras regresar de Nueva York, Greenwood descubre que no la admitieron en una clase de escritura, lo que acelera su depresión. Del mismo modo, Plath fue rechazada de la clase de escritura de Frank O’Connor en Harvard. El intento de suicidio de Greenwood refleja las acciones de Plath.

Greenwood, al igual que Plath, fue encontrada y llevada a un hospital psiquiátrico. Plath fue llevada al Hospital McLean de Massachusetts, que también ha tratado a Robert Lowell, Anne Sexton, David Foster Wallace, James Taylor y Ray Charles, entre otros.

4- La sacó de un bloqueo creativo

Plath intentó en repetidas ocasiones escribir sobre su crisis mental, pero descubrió que estaba irremediablemente bloqueada en el tema. Pero en 1961, cuando su poemario El Coloso fue aceptado para su publicación, el bloqueo desapareció de repente. Después de “una noche de inspiración”, empezó a trabajar en la novela todas las mañanas a “gran ritmo”, según su marido, Ted Hughes. Completó un borrador en 70 días.

5- Rechazada por “juvenil y exagerada”

Cuando Plath recibió una beca de 2.080 dólares para escribir una novela asociada a la editorial Harper & Row, debió de pensar que la publicación era algo seguro. Pero Harper & Row rechazó La campana de cristal, calificándola de “decepcionante, juvenil y exagerada”. La editorial británica William Heinemann aceptó el libro, pero Plath tuvo problemas para encontrar un editor estadounidense. “No nos pareció que hubiera conseguido utilizar sus materiales con éxito de forma novelística”, escribió un editor.

6- Publicada bajo seudónimo

Plath utilizó un seudónimo por dos razones: una era proteger a las personas que ficcionalizaba en el libro; no sólo avergonzaría a su madre, sino que a su editor le preocupaban las demandas por difamación. También quería separar su seria reputación literaria de su “potboiler” y evitar que el libro fuera juzgado como la obra de una poeta.

En un principio, Greenwood también se llamaba Victoria Lucas, pero el editor de Plath la convenció para que buscara una alternativa. Ella accedió, y cambió el nombre del personaje por el de Esther Greenwood.

7- Ignorado por el público

Cuando La campana de cristal se publicó en enero de 1963, no parecía que fuera a convertirse en una sensación literaria. Las críticas no fueron terribles -algunas incluso fueron positivas-, pero todas fueron, en su mayoría, indiferentes. Como escribió Anne Stevenson en la biografía Bitter Fame, a Victoria Lucas “le daban palmaditas en la cabeza por su buena escritura, la regañaban por su débil trama y pasaban de ella”. Esta decepción se produjo en el periodo más bajo de la vida de Plath. Murió menos de un mes después.

8- La madre de Sylvia Plath no quería que se publicara

La campana de cristal se publicó con el nombre de Plath en Inglaterra en 1966, pero no salió en Estados Unidos hasta 1971. La madre de Plath, Aurelia, no quería que sus conocidos se reconocieran en el libro, pues creía que demostraba “la más baja ingratitud” hacia los amigos y la familia de Plath. Hughes publicó finalmente La campana de cristal en Estados Unidos porque quería dinero para comprarse una casa de campo, para disgusto de Aurelia.

Ted Hudges y Sylvia Plath

9- La película

Para bien o para mal, existe una adaptación cinematográfica de la obra realizada en 1979.

Tras el estreno de la película, la Dra. Jane V. Anderson, psiquiatra de Boston, afirmó que la habían representado como el personaje de Joan y presentó una demanda. En la película, Joan intenta convencer a Esther para que acepte un pacto de suicidio, un incidente que no aparece en el libro. En la novela de Plath se da a entender que Joan es lesbiana, aunque nunca se dice explícitamente.

El abogado de Anderson afirmó que la representación cinematográfica “ha dañado gravemente su reputación como psiquiatra en ejercicio y miembro del cuerpo docente de la Facultad de Medicina de Harvard” La demanda se resolvió en 1987 por 150.000 dólares.

10- Su única novela publicada

Cuando Plath murió, estaba escribiendo otra novela titulada, en distintos momentos, Double Exposure o Doubletake, sobre la ruptura de su matrimonio con Hughes. Plath dijo a sus amigos que era “mejor que La campana de cristal” y que le hacía “reír y reír, y si puedo reír ahora debe de ser algo infernalmente divertido”. No está claro si terminó la novela.

En un principio, Hughes dijo que el libro tenía 130 páginas, pero más tarde revisó esa cifra a 60 o 70 páginas. En cualquier caso, Hughes afirma que la novela desapareció en 1970. Esperemos que algún día reaparezca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *